,
,
,
,
,

You are here

La 'película' del avión que cayó al mar con 1,3 toneladas de coca

Cinco buzos de la Armada Nacional encontraron 1.314 paquetes, que tras un peritaje técnico con el CTI y la Policía se determinó que contenían 1.329 kilos de cocaína.

En la búsqueda, que se inició el miércoles 20 de mayo, sobre las 4:30 a. m., la Armada destinó además lanchas de la Base de Guardacostas en Barranquilla y dos buques, isla Pelícano e isla Tesoro (esta última con sistemas de ecosondas), para recuperar los cuerpos y el avión siniestrado.

Inicialmente, se rescató el cuerpo de un hombre, del que se cree era el piloto de la aeronave. El impacto, de acuerdo con el reporte técnico, le generó la amputación de una pierna y fracturas en los brazos.

Los buzos de la Armada también hallaron dos pasaportes de origen mexicano y que tenían registradas las identidades de Óscar Nicolás Delgado Fernández y José Hugo Urquidi Cantón.

Eso llevó a las autoridades a manejar la hipótesis de que en el avión viajaban varias personas. Pero en el lugar no fueron hallados, en ese momento, otros restos.

El pasado viernes, los pescadores dieron aviso a la Policía del hallazgo de tres cuerpos cerca a las playas del municipio de Tubará. Ese municipio es cercano a Puerto Colombia, donde cayó la aeronave.

El capitán de corbeta Luis Francisco Kekhan, comandante del puesto de Guardacostas de Barranquilla, indicó que en el bolsillo de unos de los cuerpos había una cédula con la identidad de un hombre oriundo de Arauca con el nombre de Behiker Castañeda Medina.

“Estamos trabajando con el CTI y la Policía en establecer si estas personas venían en el avión. La Dirección Marítima nos reportó que no ha habido otros accidentes ni la desaparición de lanchas de pescadores. El último incidente fue el de la aeronave”, indicó el capitán Kekhan.

Agregó que los cuatro cuerpos fueron llevados a la sede de Medicina Legal, para la identificación plena. Los restos de las tres personas encontradas también presentan fracturas en sus brazos y piernas.

La ruta comenzó en México

En medio de la polémica por las versiones encontradas entre la Fuerza Aérea Colombiana (FAC) y el ministro de Defensa venezolano, Vladimir Padrino López, sobre de dónde provenía la aeronave mafiosa, las autoridades colombianas crearon un comité especial que se encargó de hacer el reporte en un informe.

Este diario conoció que el informe señala que en la noche del 19 de mayo, a eso de las 11 p. m., la Fuerza Aérea Colombiana detectó el vuelo de la aeronave HAWKER 800 en una traza sospechosa.

Se contactó con los homólogos de países de Centroamérica y México, y se determinó, por confirmación de México, que el avión (de dos motores) había salido de ese país. Luego, recorrió los cielos de Centroamérica y finalmente entró a Venezuela sobre la medianoche luego de pasar muy cerca de La Guajira, por el borde donde termina el área de interdicción de Colombia.

En el reporte aparece que la Fuerza Aérea Colombiana alertó a Venezuela del ingreso de la aeronave a ese territorio, y que lo había hecho tras un recorrido sospechoso.

Sobre las 2 a. m. del 20 de mayo, los radares de la FAC detectaron ese mismo avión en cielo nacional. Lo hizo tras ingresar por La Guajira, donde comenzó una persecución que se extendió hasta Puerto Colombia. En el recorrido, el piloto del avión intentó aterrizar, sin éxito, en Santa Marta, y al no lograrlo continuó, pero con vuelo de baja altura sobre el mar.

“Se abrieron todos los canales de frecuencia y se pidió que se identificara, pero nunca se obtuvo una respuesta”, señala una alta fuente en el proceso. Agrega que el avión volaba sin las luces encendidas y con un motor apagado.

Por su parte, el ministro venezolano Padrino López si bien indicó que la procedencia del avión era Centroamérica, en sus declaraciones a la prensa sí reconoció que la nave pudo haber aterrizado en territorio de Venezuela, donde habría cargado la droga.

“La Oficina Nacional Antidrogas (ONA) nos dio la información de que un avión proveniente de Centroamérica ingresaría al espacio aéreo venezolano", dijo en su momento el ministro Padrino. Y continuó señalando que el avión fue detectado por los radares venezolanos "específicamente a las 00.03 hora local (04.33 GMT) e interceptada por una unidad aérea del Ceofanb (Comando Estratégico Operacional)".

El ministro Padrino también dijo: “Una vez aterrizada la aeronave al sur de Elorza (del fronterizo estado Apure), carga la droga y de una vez son interceptados por nuestros aviones y comienza el proceso de identificación".

Venezuela dice que también persiguió la nave y que Comando Estratégico Operacional alcanzó a impactarla con cartuchos 20 milímetros.

Las autoridades de ese país atribuyen a eso la caída del avión sobre aguas colombianas. Pero esa hipótesis está lejos de verificarse, porque hasta ahora no han recuperado las partes del avión. Solo, la nariz de la aeronave que fue arrastrada por el agua.

El caso aún no se cierra. Primero, porque dos de los cuerpos aún están en proceso de identificación; y segundo, porque con autoridades extranjeras trabajan en detectar esas rutas de la mafia.

El Comando Sur de los Estados Unidos ha identificado cientos de trazas que salen por Venezuela y que pasan por una ‘brecha’ que existe arriba de La Guajira y muy cerca de República Dominicana, por donde habría transitado el avión siniestrado.